//

¿Por qué nos da “el mal del puerco”?

¿Alguna vez te has sentido pesado, fatigado y con ganas de dormir después de comer? Si tu respuesta ha sido afirmativa, entonces has sido víctima del “mal del puerco”.

Esta expresión se refiere a un síndrome que se produce después de haber consumido alimentos con gran cantidad de calorías, lo cual es provocado por factores hormonales relacionados con la ingesta y la saciedad.

La temperatura también es un factor relacionado con este mal, pues aumenta cuando comemos y causa que nos dé sueño. Por esto, si te encuentras en un lugar cerrado es más probable que se acumule el calor y llegues a tener somnolencia excesiva.

Además la energía que se necesita para hacer la digestión provoca que disminuya la utilizada para otras actividades en las demás partes del cuerpo. Esto también por cuestiones hormonales.

Para combatir “el mal del puerco” es recomendable que al momento de sentir los síntomas comiences a caminar, además de tomar un poco de luz; así te activarás y te mantendrás despierto.

Si no puedes salir a caminar, asegúrate de ubicarte en un lugar iluminado por lo menos media hora para que el cerebro se active, además de consumir abundantes líquidos.

Tweets